Archivos Mensuales: octubre 2011

_walkin´space

La posibilidad de un espacio habitable auténticamente ambulante es emocionante, ofrecería la posibilidad de la configuración espacial espontánea absolutamente refleja, puesto que el mero acto de deambular constituiría la materialización de espacio. Para generar esta solución habríamos de dotar al espacio de una capacidad de movimiento, algo así como un animal, puesto que deseamos que tal espacio ambulante conserva las características hasta cierto punto peatonales de los flujos urbanos de los individuos que componen el cuerpo grupal. Un vehículo es comúnmente considerado como parte de la propiedad privada de una persona, de ahí que cuando las autoridades pretenden revisarlo en un retén, por ejemplo,  a veces trastoque el límite de la legalidad, ya que en México se encuentra escrito en la ley la imposibilidad de ser molestado en la propiedad privada.

Por otro lado, la Ciudad de México ha volcado sus recursos financieros a la construcción de vías de desplazamiento, por lo que cada vez hay más espacio para desplazarse, lo que llama en todo caso al aprovechamiento de este espacio antes de pensar en el ensanchamiento de lo que comúnmente se denomina la mancha urbana.

©Archigram. A Walking City. 1964

http://www.essential-architecture.com/IMAGES2/3herron.jpg Fecha de consulta 20/09/2010

Los arquitectos de Archigram especularon acerca de la posibilidad de ciudades estado vagabundas, y Hayao Miyasaki nos impactó con su espectacular utopía del Castillo Vagabundo. En ambos ejemplos vemos que se aborda la posibilidad de mutar el espacio hacia un elemento más orgánico y dinámico. Nos referimos a orgánico en el sentido de que en ambos proyectos podemos percibir en sus formas ciertos rasgos zoomorfos.

©Jorge Suro. _walkin´space. 2009

¿Por qué no pensar en reducir la escala de estos proyectos? Los elementos ubicados actualmente en la calle precisan de poco espacio para funcionar, por lo que la posibilidad de acomodarlos en artefactos lo suficientemente pequeños para circular por la ciudad no es problema; podríamos explorar la posibilidad…

Nos permitimos imaginar la posibilidad de un ejército de espacios móviles deambulando por la ciudad, un enjambre, similar a hormigas, que deambulan por las calles, esperando, a la manera de los miles de taxis, que alguien les haga la señal, para en ese momento detener su marcha y configurar espacio en el preciso lugar y momento de parada.

Si los flujos urbanos son capaces de inyectar aire en el fluido de la calle y de esta manera generar espacio ahí donde antes no existía ninguno, ¿existe la posibilidad de que el espacio se vuelva parte del flujo urbano, de manera que ahora éste se encuentre permanentemente configurado, y sólo necesite detenerse en vez de armarse para materializar las configuraciones de espacio espontáneas? El propósito de esta primera especulación espacial apunta en ese sentido.

Anuncios
Etiquetado , , , , , ,