Archivos Mensuales: febrero 2012

Vivir agrupados en Venezuela

Intensos, expresivos, cariñosos, solidarios, festivos, bromistas, amantes de la buena vida, mentalmente más libres que la mayoría de sus hermanos latinoamericanos, son los seres humanos que viven y que producen este cotidiano concierto en las principales ciudades venezolanas.

Tráfico caótico, concierto de bocinas , motociclistas (“motorizados”) que exponiendo la vida retan a los automovilistas, serpentean, cambian de carril continuamente y se suman con sus voces más agudas a la cacofonía de cornetazos… Intensos, expresivos, cariñosos, solidarios, festivos, bromistas, amantes de la buena vida, mentalmente más libres que la mayoría de sus hermanos latinoamericanos, son los seres humanos que viven y que producen este cotidiano concierto en las principales ciudades de Venezuela.

Es también “la cola” una cotidianeidad: “cola” les dicen a los continuos congestionamientos de tráfico, “cola” se le dice a todo ese tiempo haciendo turno para los trámites burocráticos en dependencias públicas, para las gestiones bancarias, en el supermercado, en la farmacia, en las riquísimas panaderías, en el transporte público… “Dar la cola” significa dar el aventón a alguien en su auto.

Sin “vainas” sería inconcebible la comunicación verbal; es el sujeto y sustancia de todo verbo.

“La vaina es que haya vaina para que la vaina se escuche chévere, ¿ves?”.

Desayunando las arepas, comiendo (almorzando) el pabellón, “echando palos” (bebiendo) o agrupados en familia, haciendo las hallacas navideñas, son los momentos de comenzar discusiones sin fin sobre su existencialidad política.

Desgraciadamente polarizada al extremo, quizá perversamente, es una sociedad que comenzará este domingo 12 su proceso electoral presidencial, en una nación cuya población tiende a formar desde micro grupos, hasta densificar singularmente las ciudades y el país.

“Fuera de Caracas, todo es monte y culebra”, versa un decir, mas el sentido de “Caracas” incluye a las grandes ciudades de la república agrupadas –eso sí- en toda la franja al norte, dejando como “monte y culebra” a los estados más grandes, de enormes riquezas y bellezas naturales al sur.

Ese sentido de vivir agrupados se refleja claramente tanto en los conjuntos condominales, como en las viviendas espontáneas de bajo nivel.

Motor obvio de la economía la produce su principal recurso: El petróleo, el cual con justicia sí genera un beneficio directo e inmediato a la población.

Gasolinas de alto octanaje a 10 centavos de bolívar, que significa llenar un tanque desde vacío con menos de lo que cuesta un refresco, haciendo contraste con los altos costos en víveres, bienes y servicios.

Suena la Gaita, la agrupación musical mas auténticamente venezolana, e invita a la reflexión: Qué chévere…qué país tan bello, ¿a dónde pondrá su destino inmediato?

Etiquetado , ,